jueves, 4 de marzo de 2010

APRENDAN A CONECTARSE CON MI ESPIRITU

MAESTRO JESUS

CANAL: LUCERO.
FECHA: 1º DE MARZO DEL 2010.
LUGAR: PROVINCIA DE BUENOS AIRES - ARGENTINA.

BUENAS NOCHES QUERIDOS.
Buenas Noches Maestro.

QUE LA PAZ DE MI PADRE SEA DERRAMADA SOBRE SUS MENTES Y CORAZONES.
Y que La Corona de Gracia que les fue dada en su debido tiempo pueda permanecer firme sobre sus cabezas y recordando quienes son.
Recordando que fueron ungidos con aceite y fueron coronados con la Corona de Gracia, con los Dones que vienen directamente de Los Cielos y con la Capa que los ilumina y los enaltece como Príncipes de La Luz.

Queridos ustedes son Príncipes de La Luz, guerreros llenos de Luz y de Gracia.
Ya ahora es el tiempo de despertar de donde estaban durmiendo.
Estaban durmiendo en letargo, estaban durmiendo en la inconciencia, estaban durmiendo en la incertidumbre, estaban durmiendo en la incapacidad de ver.

Hoy ya no es así, queridos.
Hoy la Trompeta está sonando, los corazones están recibiendo el llamado y todos están llegando a ver cual es el acontecimiento.
El acontecimiento es que nuestras Almas se están conectando, queridos, que nuestros Espíritus se están uniendo, que nuestra Voz está siendo oída por muchos.
Porque se están conectando con la Naturaleza Crística y con La Luz del Universo que es con la que vinieron al mundo, queridos.
Está siendo desenterrada de sus corazones y de su esencia, La Esencia Crística que han traído desde antes de la fundación del mundo, en su ADN y en su Ser.

Queridos Míos sé que aún ustedes están dubitativos e inciertos en diferentes circunstancias…
Pero a ustedes lo que les cabe, es llegar al entendimiento que lo que a Mi Me interesa es que aprendan a conectarse con Mi Espíritu.

Les podría decir con cuantas Naves están siendo patrullados, cual es el Capitán de cada Nave.
Les puedo decir cuantas cosas Maravillosas pueden estar pasando…
Pero NO se los voy a decir.

Quiero que ustedes aprendan a conectarse con Mi Espíritu para que podamos al fin revelarnos el uno al otro.
Que podamos identificarnos y abrazarnos etéreamente con los dones que ustedes fueron adquiriendo y con el Poder que Me fue dado para recoger Alma por Alma de las que Mi Padre Me dio a cuidar.

¡Queridos amigos ya es tiempo que Nos abracemos! Encuentren la manera.
Ya es tiempo en que extiendan sus brazos y sientan Mi Presencia.
Que extiendan sus manos y sientan el calor de Mi Presencia.
Que sientan la corriente de Vida que llegará hacia ustedes… que no implica ni salud, ni bienestar, ni riquezas.

El oro de tu Vida es la esencia que será revelada cuando toquemos Nuestros Espíritus.
¿Me comprenden?
El grupo: Si Maestro!

No hay riqueza mayor que la que Les estoy dando.
Porque ustedes ya son los dueños de esa posesión.
¡Solo extiendan sus brazos y estaremos en contacto!

Lo demás cuando sea necesario Les daré información.
Por ahora queridos… está todo muy revuelto, estamos con muchas tensiones y mucho trabajo.
Estamos recogiendo Almas, estamos llevando consuelo a los lugares solitarios donde nada parecería que es posible.
¡Sí estamos trabajando!
Y todo se está haciendo de acuerdo al Plan Divino.
No teman queridos, no es como lo ven.
Aprendan a mirar con los ojos del Alma, con los ojos del Espíritu y se darán cuenta que no es tan terrible.
De un momento a otro pueden vislumbrar la diferencia de mirar con los ojos de 3ª Dimensión. a mirar con los ojos del Espíritu.

¡Queridos despeguen ya!
Yo los estaré esperando.
Porque hasta aquí Los he guardado, hasta aquí Los he abrazado y Los he cuidado.
Ahora demuéstrenme todo lo que han aprendido, recordando lo que son y abracémonos al fin en Amor Celestial.

Derramo sobre ustedes una ola de Amor apacible y tierno…
Y acaricio sus Almas sus mentes y corazones para que La Paz… La Paz que viene de arriba inunde sus Vidas y corazones.
Sientan la Energía del Amor!

Mi Amor queridos siempre está con ustedes y siempre estará… ¡y siempre será así!

Ahora Los dejo deseándoles buenas noches, buena vida, buena semana… hasta que nos volvamos a encontrar.
Buenas Noches queridos.
Buenas Noches Maestro.
Gracias… Gracias Amado Maestro!